21 oct. 2009

Detrás del golpe; Elvin Santos: El poder a costa de lo que sea

El escritor y teólogo francés Francois Fénelon (1651- 1715) dijo una vez: “Si queréis formar juicio acerca de un hombre, observad quienes son sus amigos”. Al trasluz de esa máxima, Elvin Santos es cuadro de poderosos y ha sido formado para salvaguardar “el orden” impuesto a los hondureños. Parte de ese orden ha sido la estrategia de mantener al pueblo relegado del desarrollo, de un sistema educativo moderno, de la dignidad y, en general, de una vida de calidad. Esos factores, tornan manipulable a la gente marginada. Sólo así las copiosas lágrimas de Elvin pudieron alcanzar la lástima que le permitió el triunfo en las elecciones internas. El pueblo, en su inocencia, se identifica con las víctimas: el único mérito de Elvin para aspirar gobernar Honduras a partir de 2010.

Santos, ingeniero civil con especialidad en administración de proyectos, es el Presidente de la compañía familiar Santos y Cía, S. A. de C. V., y se ha dedicado a la construcción de carreteras, puentes y complejos habitacionales; es propietario de grandes extensiones de tierra urbana y rural destinada a la edificación de proyectos habitacionales.

La familia Santos también es una de los socios propietarios del centro comercial Mall Las Cascadas, construido con capital hondureño y guatemalteco, a un coste aproximado de 30 millones de dólares. El gran éxito de los negocios de los Santos se debe a la actitud emprendedora del ex alcalde capitalino ingeniero Elvin Santos Lozano y a la habilidad administrativa de su esposa Sonia Ordóñez Laffise de Santos, padres de Elvin.

Doña Sonia está emparentada con el Presidente Manuel Zelaya Rosales, por la rama de los Ordóñez. El cliente más grande de Santos y Cía. es el Estado y entre los millonarios proyectos que mantiene con el gobierno de Zelaya, se cuenta: finalización del anillo periférico, a un costo de 400 millones de lempiras; reparación del aeropuerto de Roatán por valor de 90 millones; mantenimiento de la carretera Tegucigalpa-Catacamas por 50 millones y ejecución del tramo Zamorano-Güinope valorado en 70 millones. Esta información fue proporcionada a un diario capitalino por la gerente de Santos y Cía., Kathia Pastor.

Por delegación del Presidente Zelaya, el vicepresidente Elvin Santos fue el responsable de dirigir el Instituto de la Propiedad, cargo que resulta conveniente para aquellos que se dedican a la adquisición de terrenos con fines urbanísticos. Santos también tuvo bajo su responsabilidad el avance de los proyectos del Plan Trifinio, creado para desarrollar la región fronteriza de Guatemala, Honduras y El Salvador; y, la Comisión Ejecutiva del Valle de Sula, responsable de ejecutar obras de infraestructura para aprovechar el agua y la tierra (bordos de contención, canales de drenaje, compuertas, etc.) .

Elvin Santos pertenece a una de las generaciones de estudiantes de la Escuela Americana que más ha destacado en el ámbito político y empresarial y, a pesar del paso de los años, conservan una estrecha amistad. Se trata de la Promoción de 1981, en la que sobresalen la empresaria de las comunicaciones y comida rápida Anna María Villeda Ferrari de Kafati, el alcalde capitalino Ricardo Álvarez, el presidente del Grupo Ficohsa Camilo Atala Faraj, el diputado nacionalista Antonio Rivera Callejas, el ex Ministro de Salud “madurista” Elías Lizardo y Vicente Williams, hijo del ex designado presidencial del mismo nombre en el gobierno de Ricardo Maduro.

A los 45 años, Elvin se comporta como si aún fuera el “hijo de papi” o el “hijo del dueño”. Es iracundo y con facilidad pierde el control. Esto lo han sufrido en carne propia trabajadores de la constructora Santos y Asoc. Incluso, políticos que sacó del Instituto de la Propiedad como Cecilio “Chilo” Cruz, que renunció a una curul antes de seguir aguantando la malacrianza de Elvin. Los berrinches y conducta amenazante lo podrían llevar al fracaso político, el mismo fracaso que el ex presidente Carlos Flores Facussé experimentó cuando se enfrentó al sonriente Rafael Leonardo Callejas en 1989.

La magia le enseñó a Flores que la arrogancia sólo produce anticuerpos y que los “cuna de oro” sólo muestran demencia cuando asumen que son dueños de Honduras. Demóstenes se moriría de nuevo si escuchara hablar a Elvin. Otro error. La senda que inicia le impone que supere las deficiencias como orador y aprenda a construir un discurso coherente y creíble, y demostrar que no sólo es leal a sus amigos y a sus intereses personales, sino capaz de sacar de la miseria al pueblo que podría convertirlo en presidente de la República, creyendo que el llanto elvincista es el mismo dolor que arrastra el desheredado social.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Campaña Recursos Naturales

Datos personales

Mi foto
Somos Radio Progreso, La voz que está con vos.

Radio Progreso, en vivo


Twitter

Contador desde 09 /02/2010

free counters